Pese a denuncias de censura, estudio revela que coalición que más uso ha hecho de la palabra en la Convención es Chile Vamos

El pasado 7 de julio se vivió un momento histórico en el país: tras una serie de problemas técnicos y sanitarios, los 155 constituyentes dieron inicio a la primera sesión oficial de la Convención Constitucional. Desde esa fecha, han pasado 15 sesiones de debate (entre mañana y tarde), en donde los convencionales han expresado sus posturas sobre comisiones y sobre declaraciones, como la de los presos del estallido social.

Para cada tema, los convencionales han tenido que solicitar a la Mesa Directiva, presidida por Elisa Loncon y Jaime Bassa, la palabra, para que en un máximo de dos minutos expresen su postura e inquietudes. Este tema ha generado debate entre los mismos constituyentes, pues si bien la Mesa elaboró normas para cumplir la diversidad en el uso de la palabra, convencionales de Chile Vamos han sostenido que debe prevalecer el principio de petición en el uso de la palabra, e incluso han acusado censura porque les apagan los micrófonos. Es decir, que se le debiese dar la palabra a quienes lo solicitan primero. Todas esas intervenciones fueron analizadas por la Plataforma Contexto, en su informe «El uso de la palabra en la Convención».

De acuerdo a la sinopsis del informe elaborado por la cientista política, Paola Díaz y el académico de la UDP, Claudio Fuentes, se estudió «hasta qué punto en las intervenciones se han expresado la diversidad considerando dimensiones políticas, geográficas, por distinción indígena/no indígenas y hombre/mujer». En conclusión, «se muestra que salvo el ámbito geográfico (Región Metropolitana/Regiones), en todo el resto existe una distribución bastante equilibrada de uso de la palabra, lográndose el objetivo de capturar la diversidad presente en la sala».

En estas primeras 15 sesiones de debate en el Plenario se han otorgado un total de 347 palabras. «Se advierte bastante equilibrio respecto de las Listas que están presenten en la Convención», resume el informe.

Por ejemplo, se observa que la coalición que más ha usado la palabra es, precisamente, Chile Vamos, la coalición que acusa censura, seguido de la Lista del Pueblo, la lista Apruebo Dignidad, lista del Apruebo, representantes de escaños reservados, movimientos independientes, e independientes no neutrales.

En relación al peso específico de cada lista, el estudio concluye que «tiende a existir una sobrerepresentación de las listas con menos representantes (INN, Movimientos independientes) y una subrepresentación de las Listas que representan a partidos institucionalizados (Chile Vamos, Apruebo Dignidad y lista del Apruebo)».

Desde el punto de vista de la relación sexo del constituyente, se muestra una muy equilibrada distribución y en la que las mujeres muestran una leve primacía en el uso de la palabra (50,7%) en relación a los hombres (49,3%).

En lo que no se aprecia una equilibrada distribución es en la representación por regiones. «Vemos que para este período quienes representan a distritos de la Región Metropolitana tienen una mayor presencia proporcional en el uso de la palabra respecto de quienes representan a otras regiones», acusa el estudio.

Los convencionales que más intervinieron

En el estudio también analizaron por separado cada una de las 347 intervenciones, encontrando casos de constituyentes que han hablado 8 veces, como es el caso de Mauricio Daza, del movimiento independiente, Loreto Vidal de la Lista del Pueblo y Arturo Zúñiga, de Chile Vamos.

Por el otro lado, hay otros 29 constituyentes que aún no intervienen en el Plenario, representando un 18,7%, además de 62 convencionales que han realizado entre 1 y 2 intervenciones (40%), y 46 convencionales han realizado entre 3 y 4 intervenciones (29,6%).

Representación de Pueblos Originarios

Considerando las intervenciones de los pueblos originarios, el estudio indica que se observa que «en general existe una leve sub representación del pueblo Mapuche y una sobre representación mayor en el número de intervenciones del pueblo Aymara y Quechua».

«No obstante, por tratarse de un N pequeño, el número de intervenciones parece bastante equilibrado entre los pueblos dadas características de tener un representante por pueblo y una mayor proporción del pueblo Mapuche», añaden.

Lea el estudio completo en el siguiente link.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *