Samuel Donoso Boass: «Es falso y ridículo que Jorge Yarur busque un doble beneficio» en su demanda contra el BCI

-El pasado 11 de mayo fue publicado un artículo en el Diario Financiero que hablaba sobre una demanda interpuesta por Jorge Yarur en contra del Banco de Crédito e Inversiones, ¿De qué se trata este litigio?.

-La demanda fue interpuesta por mi cliente, Jorge Yarur, en contra del Banco de Crédito e Inversiones, como parte de las acciones judiciales que buscan el reintegro de los casi 60 millones de dólares que fueron sustraídos desde su patrimonio durante el tiempo en que este era administrado por Daniel Yarur Elsaca, ex Superintendente de Valores y Seguros y en ese entonces director del propio Banco BCI.

La responsabilidad que se persigue del Banco tiene su origen en un giro que el BCI realizó el 7 de julio de 2009 desde la cuenta corriente de Jorge, por la suma de casi mil millones de pesos, siguiendo instrucciones dadas a través de un simple email enviado el día anterior por un tercero que no tenía ningún poder para representarlo, Oscar Bretón, transgrediendo los protocolos mínimos exigibles a cualquier institución bancaria.

Con ese dinero girado ilegalmente, el BCI compró dólares y entregó un cheque a Bretón. Posteriormente, ese cheque en dólares, por la suma de US 1.845.699,52, fue depositado en una cuenta en Nueva York de Daniel Yarur Elsaca, en ese entonces director del Banco BCI, sin ninguna justificación o contrato que avalara el pago. Aquí hay un evidente conflicto de interés, porque es un giro irregular e ilícito contra un cliente, que fue autorizado por la administración presidida por Luis Enrique Yarur y que benefició a Daniel Yarur, entonces director del mismo Banco.

En resumen, la señal que está dando la actual administración del Banco es, en lugar de reconocer un grave error y reparar el daño, que, por el contrario, todos los clientes están expuestos a giros irregulares e ilícitos, y, peor aún, a que esos dineros terminen en la cuenta corriente de un directivo del mismo Banco. Es algo inaceptable. 

-La defensa del banco ha señalado que su cliente, Jorge Yarur, buscaría un doble beneficio con esta demanda.

-Eso es tan falso como ridículo. ¿Que doble beneficio puede haber si le sustrajeron 1.000 millones de pesos de su patrimonio, y hasta el día de hoy no recupera un solo peso?, aquí el tema de fondo es porqué la administración del banco BCI -que a esa época, al igual que hoy, presidía Luis Enrique Yarur, no tomó los resguardos para evitar que se sustrajeran de la cuenta de mi cliente esos 1.000 Millones, mas aun si ello favorecía a un director del banco, como lo era Daniel Yarur en esos momentos.

-¿El banco niega haber actuado con negligencia?

-La administración que preside Luis Enrique Yarur está actuando con poca seriedad y solo busca dilatar el proceso. La sustracción se produjo y está probada. Lo más lamentable es que este hecho es parte de un contexto más amplio, donde Daniel Yarur, en forma sistemática se apropió de bienes de Jorge Yarur, y en éste caso preciso la administración presidida por Luis Enrique Yarur fue permisiva en facilitar las actuaciones ilícitas, entonces en lugar de defender lo indefendible, el banco debiera reconocer lo que ocurrió y reparar el daño. 

No debemos olvidar que los Bancos son instituciones sumamente reguladas, más aun después de la grave crisis del año 82. Hoy los regula la CMF y leyes especiales, todo con la finalidad de preservar la confianza pública que los particulares ponen en ellos al depositar sus ahorros, confianza que se ve fuertemente mermada si el Banco no adopta los mas básicos resguardos, como permitir que cualquiera sin poder alguno pueda dar la orden de transferir 1.000 millones desde una cuenta corriente, algo básico: chequear que el solicitante de más de mil millones de pesos es el titular de la cuenta corriente o que detenta poder para realizar operaciones de esa envergadura en ella.

-En relación al conflicto judicial vigente con el BCI, ¿cuales son los próximos pasos a seguir?

-Actualmente se encuentra pendiente que el tribunal falle un incidente puramente dilatorio interpuesto por el BCI, que busca terminar el juicio antes de que el Juez que conoce de la causa analice las pruebas y emita un pronunciamiento de fondo sobre las negligencias cometidas por el Banco. Una vez que el tribunal resuelva el incidente, el próximo paso es la rendición de las pruebas de cada parte.

Esperamos que situaciones como las denunciadas no se repitan en el BCI, más aún en la coyuntura que vivimos, donde la crisis de confianza es un tema recurrente. Y en el caso de mi cliente, creo que no es necesario recordar la forma en que Luis Enrique Yarur se hizo del control del Banco, que antes era de mi cliente y su madre.  

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *