Crónica de una salida anunciada: Zaldívar deja el Ministerio del Trabajo y fuerza ajuste ministerial en pleno debate de la reforma previsional

Crónica de una muerte anunciada se podría titular la salida de María José Zaldívar del Ministerio del Trabajo, ya que para nadie -sus pares en el gabinete ni los parlamentarios de la comisión de Trabajo- fue una sorpresa que la independiente cercana a la DC, decidiera ahora sí poner punto final a su participación en el Gobierno.

Es que a principios de año, en enero puntualmente, ya había circulado la versión que la ministra dejaría su cargo debido a un profundo desgaste y que así se lo había planteado al Presidente, Sebastián Piñera. Pero en esa ocasión el propio Mandatario frenó su salida y le pidió que se mantuviera por un tiempo más en el Gobierno, argumentando el impacto que tendría en el futuro de la reforma previsional que se tramita en el Congreso, el hecho que los dos responsables de sacar adelante la iniciativa -Zaldívar y el entonces ministro de Hacienda, Ignacio Briones- dieran un paso al costado del gabinete.

Fue así que a último minuto se desactivo la renuncia, la ministra apareció junto al Presidente en un punto de prensa y puso en su cuenta de twitter que “el Presidente @sebastianpinera me ha encargado seguir encabezando el trabajo de la Reforma a las Pensiones y así lo haré, como Ministra del Trabajo y Previsión Social”, para cerrar el tema ese día.

Melero fue presidente de la UDI entre 2012 y 2014, es miembro de la comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados y es reconocido por sus posturas cercanas a los fundamentos del Instituto Libertad y Desarrollo, del cual el influyente jefe del segundo piso de palacio, Cristián Larroulet, fue su director por muchos años. Es hermano de Manuel Melero, actual presidente de la Cámara Nacional del Comercio (CNC), lazo que podría transformase en un flanco de críticas a su nombre por el conflicto de intereses.

En el Gobierno cuentan que el paso de Zaldivar por la cartera de Trabajo tuvo de dulce y de agraz, aunque varios de sus cercanos, remarcaron que fueron más los momentos amargos. Tanto desde el Gobierno como en el Congreso dicen que si bien su alejamiento del ministerio se debe a razones personales, también es conocida su incomodidad ante las indefiniciones del propio Gobierno.

Ejemplo de aquello ha sido la discusión de la reforma previsional, que se encuentra en pleno proceso legislativo. El problema fue que durante los últimos meses, La Moneda nunca envió señales claras de hasta donde estaba dispuesta a ceder sobre el nuevo 6% de cotización extra, dejando a Zaldívar con manos atadas para negociar con los parlamentarios mientras la oposición fijaba públicamente su posición.

La ahora ex jefa de cartera llegó al cargo en octubre de 2019 tras la incendiada última etapa de Nicolás Monckeberg en el Mintrab, marcado por innumerables errores de carácter políticos, principalmente en la discusión de las 40 horas laborales. En el parlamento transversalmente se destacó el trato y la disposición para el diálogo.

Uno de los puntos complicados de la gestión de Zaldívar, reconocieron en La Moneda, fue cuando el año pasado se aprobó la Ley de Protección del Empleo y Cencosud de acogió a ella al mismo tiempo que repartía sus utilidades con sus accionistas. En ese momento, Zaldívar señaló que “hay que ser muy claros, esta ley debe usarse como corresponde y solamente por parte de empresas que realmente se vean afectadas”, palabras que molestaron sobremanera al mundo empresarial cercano al Mandatario y así se lo hicieron saber, pues cuestionaban que no sabían para “qué lado” estaba jugando su ministra.

Durante toda la mañana y en medio de la ola de rumores por su salida, Zaldívar ha estado participando en la sesión de la comisión de Trabajo del Senado, que esta viendo indicaciones a la reforma de pensiones impulsada por el Gobierno.   La senadora PPD, Andriana Muñoz, cuestionó seguir con la sesión de hoy dado que la ministra no seguiría en el cargo y criticó el cambio permanente de interlocutores del Gobierno. Zaldívar no se hizo cargo de su salida y dijo que mientras siguiera en el Mintrab le correspondía seguir participando de ese debate.

Durante la mañana se ha dicho que se esperaría el fin del trabajo de esta comisión, citada hasta las 13 horas, antes de hacer oficial la salida de la ministra. También se ha señalado que el ajuste se podría concretar entre hoy o mañana, precisamente por la búsqueda del reemplazante.

Melero y su flanco

Las versiones dicen que el sucesor de Zadivar seria el histórico diputado UDI, Patricio Melero, quien no tiene opciones de reelegirse para otro período en el Congreso, donde ha estado desde el retorno de la democracia. En el oficialismo es sabido que Melero siempre ha querido llegar al Gobierno y puntualmente a la cartera de Trabajo, razones por las que su nombre ha estado puesto como alternativa durante las dos administraciones de Piñera.

Melero fue presidente de la UDI entre 2012 y 2014, es miembro de la comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados y es reconocido por sus posturas cercanas a los fundamentos del Instituto Libertad y Desarrollo, del cual el influyente jefe del segundo piso de palacio, Cristián Larroulet, fue su director por muchos años. Es hermano de Manuel Melero, actual presidente de la Cámara Nacional del Comercio (CNC), lazo que podría transformase en un flanco de críticas a su nombre por el conflicto de intereses.

En materias laborales, el diputado Melero estuvo en contra de la restricción de repartir utilidades menores del 30% de las empresas que acogían a la Ley de Protección del Empleo: “El remedio puede ser peor que la enfermedad” y también rechazó la reducción de la jornada laboral a 40 horas semanales, debate que se extinguió tras el estallido social. Tampoco respaldó el límite a la reelección, discusión en la cual dijo que “si yo he podido ser reelegido tantas veces, (es porque) he depositado siempre el principio de la soberanía popular, que es el pueblo que decide si una autoridad electa debe o no seguir en el cargo, creo que eso es lo más democrático“.

En todo caso, su nombre no es el único que circula. También se ha señalado como alternativas al subsecretario de Previsión Social, Pedro Pizarro (RN), y del subsecretario de Trabajo, Fernando Arab.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *